Pensar la RED. Escenario 2

¿Con la RED, cambia el modo de aprender?

 

Primero tendríamos que definir qué es aprender, luego las formas que hasta ahora se han probado o comprobado en la forma en la que los individuos aprendemos.

La definición del Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española en su edición de 1970, dice lo siguiente sobre aprender:

“Adquirir el conocimiento de alguna cosa, por medio del estudio o de la experiencia. Tomar algo en la memoria”.

En algunos foros se ha compartido que es importante diferenciar entre aprender y adiestrar.

Desde mi experiencia personal, el proceso de enseñar y aprender fue la mayor parte del tiempo unidireccional, es decir, el profesor transmitía desde su experiencia o desde lo estudiado en libros e investigaciones o desde la academia, los conocimientos que consideraba pertinentes de acuerdo a los objetivos que él mismo planteaba o eran solicitados por los planes de estudio. Nosotros escuchábamos y en la mayoría de los casos registrábamos en nuestras libretas lo que en ese momento considerábamos era importante.

Actualmente una de las estrategias de la enseñanza contemporánea es el centrar la construcción del aprendizaje en el propio aprendiz. Se supone que éste, tiene que ser crítico y reflexivo, se supone también que ésta construcción se va generando a partir de apoyos y ayudas de los docentes y de sus pares, es decir, con sus compañeros.

Acto seguido tendríamos que definir qué es lo que se desea aprender, o dicho de una manera muy contemporánea, ¿para qué queremos, o de qué nos servirá lo que estamos aprendiendo? En un sentido utilitario.

Esta parte de lo que se desea aprender es muy importante y se liga directamente con lo que he descrito en el párrafo inmediato anterior, sobre quién construye el conocimiento.

Voy a relacionar de nuevo mi disciplina profesional con lo que aquí estamos aprendiendo en el curso. Los arquitectos debemos de crear espacios, éstos se tienen finalmente que construir, por lo tanto es de vital importancia que dentro del desarrollo creativo, desde la conceptualización del proyecto, se tenga presente el cómo se va a llevar a la realidad éste objeto imaginado; materiales, sistemas constructivos, costos, preferencias estéticas, ingenierías (electricidad, cuestiones hidráulicas, lo sanitario, instalaciones especiales, voz datos, etc). Podríamos decir que en la creación de cualquier espacio o edificio se cumplen las condiciones que tienen que darse en el proceso de aprendizaje desde la estrategia mencionada.

Es decir, el objetivo es claro, lograr un edificio; qué necesito aprender, también, la relación entre la idea y cómo se lleva a la realidad, ¿cómo lo hago o qué necesito?, creatividad, investigación, apoyos multidisciplinarios, ¿qué gano o qué obtengo?, dinero, satisfacción personal, experiencia, la posibilidad de conseguir nuevos clientes, etc.

Teniendo muy claro el objetivo, lo que necesito y lo que gano, lo que sigue es iniciar el proceso y buscar las herramientas adecuadas que me lleven a ello, en cada una de las etapas.

Durante el proceso creativo, puedo allegarme de herramientas básicas (papel, lápices, colores, etc.), quizá apoyos tecnológicos (computadoras con software especializado en graficar), personas que apoyen con lluvia de ideas, propuestas, diferentes formas de abordar el proyecto, etc. Hablando de la parte de la investigación, a través de todo tipo de apoyos, bibliográficos, digitales, in Situ, experiencia, profesionales de cada disciplina involucrada en la concreción y ejecución del proyecto, etc.

Como resumen rápido entendemos que para resolver cualquier aspecto y etapa, es importante buscar las herramientas más adecuadas para ello, incluso apoyarse en más de una.

Una primera conclusión para mí en éste sentido, al menos de ésta forma poco documentada, es que la RED puede ser una herramienta muy importante en el proceso o en el modo de aprender. Sobre todo si sólo consideramos la definición básica del diccionario.

La cuestión segunda que abordamos en ésta charla inicial es sobre cómo aprendemos. Hay personas que gustan de aprender por sí mismos; son autodidactas. Otros hemos aprendido algunas cosas de ésta manera, pero la mayoría de nuestros conocimientos vienen de la escuela o la universidad, es decir, aprendimos de otros y con otros.

Existen según tengo entendido las siguientes formas o estilos de aprender:

Individuos que aprenden escuchando, es decir de forma auditiva

Los que aprenden lo que ven, son visuales

Y los que necesitan con lo que hacen o tocan, necesitan estar involucrados personalmente en alguna actividad.

Para dar un poco de formalización a éste ensayo, y en atención a lo que debemos aprender sobre las REDES y el aprendizaje en ellas pondré algunas referencias buscadas en la WEB.

Los investigadores Pablo Alanis y Dolores Gutiérrez Rico, en el documento titulado “Los estilos de aprendizaje en estudiantes de telesecundaria”, extraído de la página http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4034711.pdf, mencionan las siguientes referencias:

“La noción de estilos de aprendizaje (o estilos cognitivos para muchos autores), tiene sus antecedentes etimológicos en el campo de la psicología. Como concepto comenzó a ser utilizado en la bibliografía especializada en los años 50 del siglo XX, por los psicólogos cognitivistas. De todos, fue Witkin, (1985), uno de los primeros investigadores que se interesó por la problemática de los estilos cognitivos, como expresión de las formas particulares de los individuos de percibir y procesar la información”.

 

Más adelante refieren lo siguiente:

“Con el tiempo, sin embargo, algunos psicólogos de la educación, a diferencia de los teóricos de la personalidad, en lugar de estilo cognitivo han preferido el uso del término “estilo de aprendizaje”, por reflejar mejor el carácter multidimensional del proceso de adquisición de conocimientos en el contexto escolar”.

“Autores como Dunn y Dunn (1979), los estilos de aprendizaje reflejan “la manera en que los estímulos básicos afectan a la habilidad de una persona para absorber y retener la información” (p.76).

Desde mi perspectiva si analizamos estas definiciones, nuevamente se refieren estrictamente al individuo y cómo este puede abordar la forma de aprender a partir, generalmente de su naturaleza física e intelectual, así que, si la apropiación del conocimiento por medio de la RED provee la posibilidad de, ver, escuchar, hacer –manipular  para la construcción de su aprendizaje, entonces, la red no modifica el modo o la forma de aprender, es el individuo quien la utiliza en la construcción de su aprendizaje, de acuerdo a su personal estilo cognitivo.

Cito nuevamente a los autores confirmando mi postura:

“Para Claxton (1978) estilo de aprendizaje, es una forma consistente de responder y utilizar los estímulos en un contexto de aprendizaje (p.21)”.

La RED pues, puede ser el medio a través del cual se reciban estímulos en un contexto determinado, incluso por el propio individuo (si consideramos que puede construir sus propias redes y espacios dentro de la gran red).

El término estilos de aprendizaje se refiere a esas estrategias preferidas que son, de manera más específica, formas de recopilar, interpretar, organizar y pensar sobre la nueva información Gentry (1999).

En éste tenor de ideas, además debemos de incluir otra variable, que definitivamente no depende de la RED y sus formas, y esto tiene que ver con la elección de lo que se quiere y se debe aprender,  esto puede dirigir a la persona hacia la adquisición de un conocimiento que no sea ni siquiera desde su propia vocación, en el texto de la sociedad de la ignorancia se menciona que la elección de los jóvenes sobre lo que se desea aprender no es más que el reflejo de las prioridades de la sociedad, este conocimiento generalmente tiene que ver con lo que demanda el mundo laboral, pone de manifiesto una inclinación colectiva creciente hacia lo pragmático y por lo tanto un desinterés por el conocimiento como fin en sí mismo.

El texto  de “La sociedad de la Ignoranciaen el apartado de Antoni Brey llamado: Una reflexión sobre la relación del individuo con el conocimiento en el mundo hiperconectado, el autor hace la siguiente referencia:

Qué entendamos por una “Sociedad del conocimiento”, término acuñado en 1969 por Peter Drucker. Drucker invirtió la máxima de que <<las cosas más útiles, como el conocimiento, no tienen valor de cambio>> y estableció la relevancia del saber como factor económico de primer orden, es decir, introdujo el conocimiento en la ecuación económica y lo mercantilizó. Dejó claro, además, que lo relevante desde el punto de vista económico no era su cantidad sino su capacidad para generar riqueza, su productividad.

Infiero que en verdad la RED en sí misma, no modifica la forma o el modo de aprender, pero definitivamente sí puede dirigir, dar línea, influir, manipular a los individuos. Ya que el contenido y la forma de ir ligando los nodos y las fuentes, así como la estructura general de la misma, en donde los individuos puedan construir su propia red y estructura, dependerán siempre de esta RED o SUPERESTRUCTURA general. Y ésta superestructura, generalmente está creada por los grupos de poder, en cualquier ámbito (político, económico, religioso, etc.). En el párrafo de referencia se sugiere lo económico como el director o manipulador directo sobre los individuos y lo que éstos deberán de aprender.

Nos alejamos cada vez más del sentido y el fin del conocimiento descrito al inicio de éste ensayo por Aristóteles. Ahora el sentido de aprender tiene empieza a estrecharse y a focalizarse, desde la visión de Drucker, lo económico visto desde la generación de la riqueza y la productividad, darán un nuevo sentido al aprendizaje.

“A fin de esquivar las sombras que planean sobre el futuro, nos hemos mostrado predispuestos a abrazar la idea de que la capacidad para generar, administrar, difundir y aplicar adecuadamente un factor tan intangible como el conocimiento puede convertirse en el eje fundamental de los procesos productivos y de toda una gama de nuevos servicios todavía por descubrir, con la suficiente eficacia para garantizarnos, sobre todo, crecimiento”.

Con esto refuerzo la idea de que la RED, puede convertirse en un enajenador, en lugar de un difusor, de un canal, de un medio para aprender y o modificar la forma en la que podríamos mejorar nuestras formas de conocer y aprender.

No quiero con ello dejar sólo una visión pesimista, así como puede ser un medio de manipulación, también puede transformarse en una herramienta de creación y transmisión de nuevas formas de conocimiento y aprendizaje.

Anuncios

Mi Experiencia en RED

Esta es la primera vez que publico algo en un BLOG.

Así que sólo me limitaré a usar las herramientas básicas y aprender de la edición.

A lo largo de mi carrera, he de decirlo, he sido impulsado por buenos amigos a buscar nuevas alternativas que enriquezcan mi labor profesional, en dos ámbitos principalmente:

El académico

El profesional ejerciendo como arquitecto

Soy de la generación que se puede decir está en la frontera. Es decir, mi formación ha sido de forma tradicional, el uso de herramientas y métodos de los años setentas. Todos mis trabajos, tareas y ejercicios durante éste tiempo han sido como lo llamaré coloquialmente “a cincel y martillo”.

Las búsquedas de información siempre fueron bibliográficas, no existía el INTERNET, al menos no para el público en general. Los documentos fueron hechos a mano, con papel y lápiz; los gráficos de igual forma hechos a mano o recortados de imágenes impresas en revistas o fotocopiadas y después adheridas al documento con pegamento en lápiz adhesivo o como lo conocíamos en ese tiempo con resistol (el nombre resistol se refiere a una marca específica, sin embargo en nuestro tiempo, la palabra se generalizaba a cualquier marca de adhesivos en forma líquida).

En los estudios profesionales, no hubo grandes cambios, se hizo de forma similar a los estudios primarios, sin embargo, hacia la última etapa de mi formación profesional, aparecieron las primeras computadoras personales, en ese tiempo eran muy caras y poco accesibles a la mayoría, conté con la fortuna de tener un padre que siempre buscó que tuviésemos las herramientas necesarias para nuestra formación y con gran esfuerzo se compró una de esas primeras máquinas.

Éste no fue maestro mio, pero la imagen me recuerda mucho al Arq. Héctor Eduardo Zapata. Sus clases fueron así. Excelente profesor
Éste no fue maestro mio, pero la imagen me recuerda mucho al Arq. Héctor Eduardo Zapata. Sus clases fueron así.
Excelente profesor

Por supuesto en ese tiempo era toda una odisea trabajar con esos equipos, de entrada eran muy poco interactivos, trabajaban con un sistema operativo llamado MS-DOS, no había muchos programas (software) a la mano, y tampoco eran muy interactivos, es decir, no tenían íconos ni comandos amigables (como se le conoce hoy en día). El editor de textos se llamaba en este tiempo “Word Star”, y las hojas de cálculo “Lotus 123”. Supongo que toda esta historia resultará aburrida para las nuevas generaciones, ya que ahora todo es tan fácil y tan a la mano, que jamás se imaginaría un estudiante actual vivir sin computadora y no tener acceso a todo de forma gráfica y amigable y claro, sin INTERNET y Wikipedia, donde se supone está todo lo conocible y por conocer (hablo en éste caso con cierta ironía).

Muy parecido a mi mesa de trabajo escolar.
Muy parecido a mi mesa de trabajo escolar.

Lamentablemente no cuento con imágenes de estos tiempos ni de estos equipos, sin embargo, éste empuje de amigos que estaban inmersos en este nuevo mundo del desarrollo informático y digital me impulsaron a entrar en él y a cambiar mi paradigma del trabajo y la investigación de la forma naturalmente conocida y practicada por un servidor hasta ese momento.

Parece que estoy hablando de siglos, sin embargo no es así, mi formación profesional concluyó en el año de 1990, y desde entonces a la fecha, alrededor de 25 año solamente, el desarrollo ha sido de manera geométrica y vertiginoso. Hoy en día no me veo trabajando en mi despacho sin una computadora y dibujando en un restirador (mesa de dibujo tradicional y hoy arcaica), en mi oficina trabajamos con computadoras y con programas de diseño de alto desempeño y desarrollo, y ni qué decir del precio, que aunque no son tan accesibles, tampoco podemos decir que son inalcanzables.

En la práctica docente por otro lado el desarrollo ha sido igualmente rápido, las herramientas son verdaderamente sorprendentes, tanto para la búsqueda de la información como para el desarrollo directamente en sitio (aula), mis maestros dibujaban en el pizarrón, todo era hablado e imaginado por quienes escuchábamos los relatos, las fuentes eran bibliográficas y los contenidos en la mayoría de los casos fueron escritos y divulgados con muchos años de diferencia a la fecha en la que se solicitaba su consulta, manuales de hasta 50 años de su primera publicación al momento de la consulta.

Este es un ejemplo en el que ahora utilizo el pintarrón como una herramienta y la computadora y los recursos audiovisuales como un complemento esencial
Este es un ejemplo en el que ahora utilizo el pintarrón como una herramienta y la computadora y los recursos audiovisuales como un complemento esencial

Hoy en día la mayoría de los documentos y de las presentaciones ya son electrónicas, en programas con una gran calidad gráfica, las consultas son en documentos recientes y actualizados, en fin.

Me han tocado los dos mundos, el del papel y lápiz y el de las computadoras y la RED, no ha sido fácil, pero hoy vivo de las bondades de la tecnología y del nuevo universo que nos presenta esta nueva revolución informática.

Este texto es todo desde mis recuerdos, por supuesto no tiene sustento o soporte de referencia.